Un bar, la solución Hernández, para el abandono del Parque Alhóndiga Sector III

 

Llevo años escribiendo textos en relación conla situación del Parque de la Alhóndiga Sector III. No es la primera vez que escribo sobre esta propuesta. Y reconozco que incluso no me parece del todo mal. Puede aportar al espacio seguridad e incluso limpieza, además de proveer a algún concejal de la oposición de un espacio, ahora real, donde tomar en café en su jornada laboral. Lo más sorprendente esta vez es el momento elegido.

Hace pocos meses finalizaba, por fin, el nefasto convenio suscrito en su día por Pedro Castro y Esperanza Aguirre para el mantenimiento, ampliación e incorporación del espacio abandonado y degradado conocido como Parque Alhóndiga Sector III en el proyecto denominado BosqueSur. Primero fue el desarrollo del nuevo barrio de Buenavista, luego los planes urbanísticos del consistorio, llegaron las luchas políticas y finalmente la desidia absoluta.

Un convenio que nunca se cumplió. Así de sencillo, se amplió el parque con los terrenos del nuevo desarrollo urbanístico, se plantaron unos pocos “árboles”, se dejaron morir y se acabó. Podría remontarme a otra serie de estupideces, accesos inútiles, promesas incumplidas, vallas incompletas o reiteradas propuestas de cementación del espacio verde para gloria de Alcaldes y Alcaldesas un poco más remotas. O en tiempos más recientes podemos recordar el nefasto asunto del cable esquí que parece va a quedar en unos columpios y un circuito para hacer deporte.

Siempre, siempre, nos olvidamos del mantenimiento, su inversión y el personal necesario para el mismo, esto nunca se plantea. Millones de euros derrochados en una instalación que en los alrededores del lago cuidan con especial esmero los trabajadores de Lyma pese a lo guarros que somos los vecinos. El resto, lo que debería ser un parque, es un erial, basurero o como le define un amigo “el Serengueti” haciendo referencia a este espacio de la sabana africana.

Tras la ruptura unilateral del convenio por el gobierno de Cristina Cifuentes, insisto que NUNCA cumplió la Comunidad de Madrid más allá de la poda y pasar el tractor de vez en cuando, era la ocasión perfecta para que el Ayuntamiento de Getafe asuma su competencia según recoge la ley de bases de régimen local y elaboré un plan de mantenimiento de este espacio, sin perjuicio que posteriormente se solicite a la Comunidad de Madrid las ayudas, prestaciones o cualesquiera medidas para llevar adelante dicho plan.

Lo que no es entendible, ni respetable, es volver a la situación de esta última década de reproches entre administraciones para dejar “la casa sin barrer” como vulgarmente se dice. La ruptura del convenio/escusa debería servir para afrontar el problema. Pero nada más lejos de la realidad. Este Gobierno Municipal decide seguir invirtiendo en infraestructuras, por mucho que sean votadas por cuatro amigos, que van a dejar abandonadas en cuatro días como ha ocurrido con todo lo allí instalado.

Pero tranquilos que la solución de Sara Hernández es montar un quiosco donde los vecinos puedan descansar tras el paseo entre árboles secos, basura y demás fauna que anidan, visitan e incluso residen en ese espacio degradado. Un espacio de este tipo en las condiciones que se encuentra necesita de un plan global que pase por una inversión fija en material y personal, entiendo que esto es lo más caro, pero al final no va ser tanto como tanta inversión derrochada en la mayor zona verde del municipio cercana al centro urbano. Getafe es la única ciudad de Madrid sin un parque decente.

Una opinión de…José Luis Sánchez Cifuentes


 

Autor entrada: redaccion.com

1 thought on “Un bar, la solución Hernández, para el abandono del Parque Alhóndiga Sector III

    Antonio

    (6 octubre, 2017 - 17:38)

    Imaginación al poder, o simplemente que el poder use la imaginación, si es que la tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *